El blog de Laia Serra

Lecturas para crecer

10 Razones para acudir a terapia

Dic 1, 2020 | Psicología

¿Por qué considero importante acudir a terapia? ¿Qué situaciones pueden llevarte a dar el paso?

Me pongo a pensar en este tema, y por qué a veces puede existir freno para hacerlo, y llego a una clara conclusión, y no solo porque me dedique a ello, es porque realmente creo en los beneficios de una buena terapia.

Partamos de la base de que la terapia psicológica ha sido tabú, algo que esconder durante mucho tiempo. Poco a poco va cambiando, pero aún tenemos, como sociedad, muy interiorizado aquello de “Si necesito ayuda es que soy débil, y yo no quiero ser un débil mental”, “Yo tengo que poder ponerme bien”, “Yo tengo que saber hacerlo”…

Y la realidad es que acudir a terapia no es de débiles, al contrario, es de fuertes y valientes, que deciden ver que están viviendo en malestar, y que quieren aprender a vivir en bienestar.

Yo lo llamo pasar del modo supervivencia, a vivir plenamente.

Y esto es lo que sucede en terapia, vas a encontrar un lugar en el que poder mirarte y escucharte, para empezar a atender tus malestares y necesidades emocionales.

No voy a darte respuestas, sino que voy a acompañarte en el camino, para que puedas tomar la decisión que decidas mejor para ti, escuchándote activamente, con todos mis conocimientos y experiencia a tu servicio. Con preguntas que, tal vez no hubieses pensado, con análisis de las situaciones y con ejercicios para experimentar nuevas situaciones o producir cambios.

Todo a tu ritmo y con mucho respeto y amor por el ser. Creando un entorno de aceptación y de confianza donde poder expresarte, y que sientas la liberación de poder soltar.

Ahora sí, aquí tienes los motivos para acudir a terapia

  1. Crisis vitales: a lo largo de la vida suceden eventos y momentos que suponen grandes cambios, y no siempre te vas a encontrar preparada para digerir todo el cambio. O estás justo delante de uno de esos eventos, y necesitas tomar una decisión, y esto mismo te está bloqueando.Cambios de trabajo, o de residencia, una ruptura de pareja, o una pérdida de un ser querido, son ejemplos de estos momentos vitales.
  2. Problemas sexuales: tal vez notes que no estás disfrutando tu sexualidad como te gustaría, sientes un bloqueo en tu mente o tu cuerpo.
  3. Sientes que necesitas herramientas para aprender a gestionar mejor ciertas situaciones, conflictos o relaciones sociales.
  4. Problemas de relación de pareja: en ocasiones suponen dificultades en el ajuste de pasar de ser dos mundos individuales, a crear un mundo común. Problemas de comunicación, de convivencia, e incluso toma de decisiones y negociación de objetivos de vida.
  5. Gestión del estrés: Vivimos en un mundo acelerado que puede producir elevados estados de ansiedad y estrés, aprender a escucharte, y cambiar algunos puntos del día a día y cómo enfocar ciertas situaciones ayudan a aliviar el estrés.
  6. Estado de ánimo alterado (tristeza, ansiedad): a lo largo de los días sentimos diferentes emociones, eso es sano, las emociones tienen mucha utilidad para ti, pero a veces, puedes sentir que una emoción poco agradable como la tristeza, la apatía o la ansiedad, se instalan en tu día a día, y no te sientes bien. Es importante atender lo que te está sucediendo para que pueda disolverse esa emoción y volver al bienestar.
  7. Gestión emocional: en el día a día suceden situaciones que provocan respuestas en ti, y a veces, es necesario aprender a manejar las emociones que se generan, como pueden ser la rabia, la tristeza desmesurada, para así poder dar respuestas ajustadas a la realidad, y no dejarnos llevar por las emociones sin control.
  8. Dificultades en la ma(pa)ternidad y/o la crianza: convertirte en ma(pa)dre y la etapa de crianza está llena de dudas y situaciones difíciles de manejar. Poder pararte a escucharte y conocerte en esta nueva etapa es un factor clave para que sea más amable y además, lo vivas de un modo más consciente.
  9. Dificultades en el embarazo, parto o posparto: este momento vital no siempre es sencillo, y pueden surgir dificultades emocionales que necesiten atención, el cuidado emocional en la etapa perinatal es fundamental para afrontar los retos de la maternidad.
  10. Crecimiento personal, y autoestima: no siempre tiene que haber un motivo doloroso, puedes simplemente querer conocerte mejor y aprender a ponerte en el centro, valorarte y quererte como te mereces.

Atenderte, y saber reconocer y expresar tus emociones, necesidades, intereses y motivaciones.

Con estos 10 puntos puedes ver que decidir ir a terapia no es para nada una decisión extrema, es más, está íntimamente relacionado con el día a día y con la gestión de emociones, tanto en momentos vitales, como en lo cotidiano.

Cada semana atiendo y ayudo a muchas personas que han decidido dar el paso, ese paso de valientes y de decisión hacia el camino al bienestar. Una vez que das el paso todo lo demás es más sencillo.

Si tienes dudas, no sabes identificar lo que te sucede, y necesitas que te oriente, no dudes en escribirme y ponerte en contacto conmigo, pulsa aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Sé Bienvenida

Te invito a leer una selección de mis artículos, con la ilusión de que te sean útiles.